¡Qué Iluso!
17May/111

InformACCIÓN

Hoy en día estamos rodeados de información, nuestra inteligencia se ha extendido y hoy estar desinformado no es culpa de nadie más que de uno mismo. Dicen que ya no necesitas dinero para ser culto, que Taringa, Wikipedia y los e-books son el futuro de nuestra generación.

Pero pongámonos a pensar un poco en como consumimos esta información.

Muchos de nosotros cuando entramos a una tienda en busca de un producto tenemos que balancear la calidad del producto con la cantidad de dinero que disponemos. Solo aquellos con dinero consiguen los mejores diseños, los mejores materiales, la última tecnología y los productos más bellos. Los demás, tenemos que contentarnos con productos que no delaten el precio que invertimos en ellos o que esbocen una intención cercana a las funciones que soñábamos tener. Imagínense... ¿qué pasaría si a cambio de los mejores productos no nos pidiesen dinero, sino tiempo?

Con la democratización de la información, eso es lo que ha sucedido.

La información ahora se organiza según la accesibilidad, según que tan grande y llamativo se ve en tu pantalla y según que tantas veces salta sobre ti y te embiste. Hay noticias muy llamativas, de fácil acceso y que nos piden nada más que cinco minutos de nuestro tiempo y atención. Nos resumen documentos y libros enteros en PPT's, transforman aquellas palabras que no conocemos en sinónimos amigables y de fácil comprensión, nos encandilan con palabras jóvenes y presentan argumentos que fácilmente podemos repetir a nuestros amigos para sentir que somos ahora más cultos.

Ya buscamos conocimiento, compramos información y vendemos nuestro tiempo para conseguirla.

La pregunta es: ¿Cuánto vale nuestro tiempo? ¿Cuánto estamos pidiendo a cambio de esta información? Exigimos información al instante, de fácil acceso y comprimida en el tamaño de un articulo corto, o hasta a veces de un tweet. ¿Pero cuándo fue que dejamos de pedir calidad, objetividad, formalidad y estilo?

El internet es tan libre como subjetivo, es tan grande como incompleto y es tan variado como peligroso.

Mi intención con este post, no es el de cambiar los medios de comunicación ni su enfoque hacia el lector, no pretendo desprestigiar los grandes avances tecnológicos que la democratización de este gran recurso ha logrado, ni me he propuesto criticar a aquellos que usan este medio como una fuente inagotable de recursos valiosos. Sería hipócrita.

Mi intención es recordarle al lector, al usuario, al que vende su tiempo, que si uno se acostumbra a ingerir comida licuada, cuando encuentre un arroz en su papilla lo escupirá por naturaleza. Aconsejarle que no compre el primer producto que vea, solo porque es gratis. Que no regale su tiempo a aquellos que no están dispuestos a pagar con calidad, certeza y objetividad.

Muchos de los conocimientos que el ser humano ha adquirido, no son los que buscó en un principio, son cosas que aprendió en el camino, obstáculos que tuvo que resolver para seguir adelante. Pero hoy todo esta tan "ahí nomas" a un "click" de distancia, que ya no te puedes perder en una fascinante historia que no pensaste encontrar, es difícil encontrar un momento de catarsis en un texto ininterrumpido o terminar de leer, suspirar y pensar por horas solamente en lo que acabas de leer. ¿Sabes por qué?

Porque en internet no hay inicio ni final, en internet todo pasa al mismo tiempo. Ya no hay tiempo para uno mismo porque hay que tener tiempo para todos los demás.

¿Cuándo fue la última vez que para expresar algo que tú sentías, no reciclaste la frase de otra persona o citaste un artículo, sino usaste tus propias palabras? ¿Cuándo fue la última vez que te reíste en voz alta cuando pusiste un JAJAJA? ¿Cuándo fue la última vez que en serio levantaste tu pulgar y le dijiste a alguien que conoces: ME GUSTA? ¿Cuándo fue la última vez que tu Blackberry o Iphone no te distrajo de una conversación?

El internet es una herramienta increíble, es una puerta abierta a un mundo fascinante, de eso no hay duda, pero no cierres la puerta detrás tuyo. No hay que perder esa curiosidad, esa capacidad de asombrarse, esa inocencia y esa lucidez. Hay que ser crítico, ser analítico, ser educado, ser valiente, ser real. Contar con toda la información a tu disposición no significa estar informado, estar informado no significa tener una opinión y opinar no significa estar en lo correcto.

Yo entiendo que en el mundo de hoy todo sucede a mil por hora, que perder 5 minutos en Facebook, es perderte la noticia que durará una semana. ¿Pero hace cuánto tiempo que no tienes un chat contigo mismo? ¿Hace cuánto que no tomas una pausa nescafé y miras 360 grados para ver a dónde vas y de dónde vienes? La última vez que viajaste... ¿no te sentiste más ligero?

A veces desconectarse es estar conectado. Muchas veces cerrar los ojos, es ver mejor y a veces el "click" más importante solo surge dentro tu cabeza, o de tu corazón.


Fatal error: Uncaught Exception: 190: Error validating application. Application has been deleted. (190) thrown in /home3/luismi/public_html/queiluso/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273