¡Qué Iluso!
21Nov/116

La Revolución de Acuario

Estamos por comenzar la era de Acuario, una era que muchos creen alterará la conciencia humana, las relaciones sociales se incrementarán y la humanidad estará sumergida en principios que hasta ahora, por más lógicos que suenen, han sido considerados revolucionarios y poco probables. El hermanamiento universal, la resolución de problemas de forma conjunta, justa y equitativa, todo esto liderado por la razón y la paz, han sido conceptos que siempre hemos visto como casi utópicos. Quizás porque nos hemos acostumbrado a pensar que es normal que unos pierdan para que otros ganen, estamos acostumbrados a luchar unos con otros para salir adelante, porque nos han dicho que la competencia es la clave del éxito...También nos han dicho que ante las diferencias hay que ser tolerantes y que el tiempo, vale oro.

Pues yo no pienso eso.

Yo creo que 1+1=3, que sólo no se llega a ningún lado, pero también creo que 2 personas son UNA familia y todos juntos somos UN mundo. Que la felicidad y el amor existen sólo cuando se comparten y que el egoísmo no es un sentimiento sostenible.

Creo que la competencia es un concepto que mas allá de fomentar la unión, fomenta la discordia. Estoy convencido que la verdadera clave al éxito es la motivación y que para motivar no es necesario competir sino conocernos y conocer al resto.

Creo que las diferencias que tenemos, son los recursos más valiosos para convivir como sociedad, que la naturaleza nos hizo diferentes por algo, que ser tolerante es no estar dispuesto a cambiar si es necesario y que si todos fuésemos iguales, no existiría el amor.

Creo que el tiempo es sólo tiempo, que tiempo tenemos,  tiempo tuvimos y tiempo tendremos. No creo en darle valor a las acciones sino en darle sentido. Que si quieres hacer algo, el tiempo que te demores será insignificante en comparación con tu resultado.

Yo creo en regalar. No solo por el sentimiento increíble de recibir algo, sabiendo que no es necesario dar algo a cambio, sino también porque creo en dar algo para hacer feliz a alguien más, sin esperar tú nada a cambio. Regalar... qué iluso puede sonar. Si todos regaláramos, ¿de qué viviríamos?. En realidad, vivimos regalando casi a diario lo más valioso de nuestro ser, y no me refiero a nuestros bienes materiales. Regalamos nuestro tiempo, regalamos nuestra atención, regalamos nuestras ideas, regalamos nuestros consejos, regalamos nuestro conocimiento y regalamos nuestra amistad. Vivimos diariamente regalando lo más valioso de nuestra persona y nadie pide nada a cambio. Pero más satisfactorio aún, es compartir. Compartir nuestro tiempo, compartir nuestra atención, nuestras ideas y consejos, nuestro conocimiento y nuestra amistad. Yo creo en regalar, pero más creo en compartir.

Cuevana, Taringa, Linux, Grooveshark, Wikipedia, Kahn Academy, Youtube, Facebook, Twitter, TedTalks, etc. Estos son algunos ejemplos de iniciativas que han surgido con el ideal de compartir para mejorar, son iniciativas que promueven la cultura, que se basan en recursos, no en dinero. Para muchos quizás, legalmente hablando, son ejemplos de plataformas que "Roban" logros ajenos y privan a los verdaderos autores de recibir los beneficios de sus obras. Yo, en cambio, lo veo de una manera totalmente distinta. A mi parecer, los autores de estas obras magníficas, son los que privan de sus grandes logros al mundo entero. Restringen el conocimiento a aquellos que están en condiciones de adquirirlo, monopolizan la información y benefician únicamente a quienes ellos consideren puedan proporcionarles más ganancias personales. Estos autores, para mí, son egoístas, pues no piensan en contribuir con el conocimiento humano, sino en mejorar su propia calidad de vida. No están pensando en culturizar al mundo, sino en beneficiarse de él. El resto del mundo somos sólo un mercado para ellos, no somos sus amigos, no somos UNO.

Siempre me han sacado ronchas la gente que está en contra de la piratería y bajan música, películas, se pasan software en USB's y leen libros enteros en PDF o fotocopias. Si en Perú solo los que tienen software originales pudiesen usarlos no sabríamos ni usar un Word, un PowerPoint o un Excel. Es hora que la gente empiece a entender que la piratería no es robo, porque las ideas no se pueden robar, porque los productos que se reproducen o "copian" no destruyen el original ni privan al autor de él. Robo es cobrarte por algo que se puede copiar sin afectar el original. Es hora de que entendamos que compartir es humanidad y restringir es brutalidad.

Compartir para un bien común... suena bien, ¿pero cómo puedo sobrevivir en un mundo en donde no espero recibir nada a cambio? Yo creo que si los seres humanos estaríamos siempre dispuestos a ayudar a los que menos tienen, no tendríamos que esperar nada a cambio porque cuando sea necesario, la ayuda nos llegará sin pedirla. Sin embargo, OJO, no esperar algo a cambio no significa que no vayas a recibir nada en retorno. Para entender la diferencia entre estos conceptos es necesario primero interiorizar la idea de que mientras no esperes nada a cambio, nadie esperará nada a cambio tuyo, por lo tanto no se sentirán en deuda al ayudarte, sino que lo harán porque pueden. Es una línea muy delgada, pero básicamente la diferencia es que el simple hecho de "esperar algo" involucra un interés oculto, mientras que si nadie espera nada, no hay razón para no ayudar o que te ayuden.

Sin irnos tan al extremo quizás, para los más conservadores, existen iniciativas en las cuales uno ayuda, sabiendo que el resultado te beneficiará a ti, a tu familia y a toda tu comunidad, como es el caso de la Minka incaica o el programa Cooperación Popular de Belaúnde Terry, que básicamente plantearon un modelo en donde el Estado proporcionaba los recursos naturales y el pueblo la mano de obra, resultando en edificaciones, carreteras, represas u otros resultados, que beneficiaban a todos los involucrados (incluido el Estado) y aseguran una mejora en la calidad de vida al mismo tiempo. Cabe resaltar que los resultados fueron impresionantes en ambos casos y que sirvió de modelo en otros países para salir adelante, como es el caso de Corea. Hoy en día aun existen costumbres que siguen este modelo, como las Techadas en los barrios y la Fiesta del Trabajo (Siembra de Maíz).

Hay que entender que el mundo SI TIENE los recursos para abastecernos a todos, y que los humanos SI TENEMOS el talento, el conocimiento y la tecnología para aprovechar estos recursos.

Iluso como soy, creo que ya existe hace mucho tiempo la manera de acabar con el hambre y la pobreza mundial, pero que lo único que nos detiene es que nadie quiere comenzar. Nadie quiere "vivir sin lujos" para que otros no mueran. Es hipócrita además como galardonamos a aquellos que si lo hacen y los publicitamos como ejemplos a seguir, pero nosotros mismos no somos capaces de obrar así. Todos tenemos miedo de empezar a compartir y sin querer empezamos a restringir.

Existen ya iniciativas de nuevos ordenes sociales, como es el caso del Proyecto Venus que enfoca transformar la economía mundial en una economía basada en los recursos. Sin embargo, considero que la transición inicial debe comenzar en la mente de cada uno de nosotros, debemos dejar de lado las antiguas percepciones y debemos empezar a innovar en el campo de las ideas. Debemos compartir conocimiento, fomentar la interdisciplinariedad, debemos aprender un poco de todo y consumir menos que ayer. Es curioso como la misma palabra "consumir" se puede definir como debilitar, agotar, destruir y extinguir. Ya pueden ir teniendo una idea entonces de lo que significa ser "consumista".

El sistema económico actual esta colapsando, eso es obvio. Basta con ver a Los Indignados, las economías en crisis y las desesperadas acciones de grupos de poder que luchan por mantenerse vivos a expensas de cualquiera. No obstante, me da gusto ser parte de este cambio y poder apoyar a reconstruir un mundo en donde no solo yo me sentiré a gusto, sino que con suerte, todos lo estaremos.

Yo, como diseñador de productos me he propuesto la meta de contribuir con el bien común de mi sociedad y es por eso que he decidido, de ahora en adelante, compartir los diseños que haga con el mundo. Mi principal interés es solucionar la mayor cantidad de problemas en mi entorno, pero para esto, es necesario la masificación de estas soluciones. Originalmente se utiliza la industrialización como herramienta para la masificación, debido a que las industrias reducen los costos de producción. Sin embargo, yo considero que hay una alternativa de masificación que aún no ha sido explotada correctamente y es el de la libre distribución de la información y el conocimiento en los productos diseñados. Difundir planos, manuales, investigaciones de manera gratuita y a través de su copia y reproducción, lograr que el producto se masifique, sin esperar nada a cambio contribuiría a mantener la pendiente en la curva de conocimiento. Los diseñadores muchas veces tenemos que reinventar la rueda (para mi es lo mismo que "rediseñar la silla") y terminamos diseñado "un producto más". El mundo es tan rápido hoy en día, que sacas un producto y al día siguiente ya hay uno parecido, mejor o más barato (por no decir IGUAL). Es por eso que para evitar la creación de más productos inútiles, propongo que se difundan las investigaciones que ya hay y se trabaje en base a las mejoras y las necesidades aún no solucionadas. Como una gran Wikipedia de Diseño de Productos.

Existe un término llamado COPYLEFT que legalmente OBLIGA que un producto sea libremente copiado, modificado o distribuido e inclusive su copia tenga las mismas características. Esto, a comparación del software libre, (que no pertenece a nadie), evita que alguien se apropie de este bien común para beneficiarse de ello. Digamos que OBLIGAR, no es una palabra que me guste mucho, sin embargo, en la sociedad actual, funciona como recurso válido como manera de proteger el conocimiento libre. Lamentablemente esta iniciativa solo se lleva aplicando mayormente en software y códigos de programación.  Yo deseo introducir este concepto al diseño de productos, no estoy seguro hasta que punto logre hacerlo, pero haré mi mejor esfuerzo y cualquiera que desee colaborar con esta causa está más que bienvenido a contactarse conmigo.

Finalmente me gustaría que empecemos a reflexionar, que empecemos a creer y que nos empecemos a involucrar. Hagamos mas y pidamos menos, seamos parte del cambio.

Es hora de dejar de pensar en nosotros y pensar en un NOSOTROS.

Ilusiónate conmigo, que hoy mi ilusión la quiero compartir contigo.


Fatal error: Uncaught Exception: 190: Error validating application. Application has been deleted. (190) thrown in /home3/luismi/public_html/queiluso/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273